Desde una economía con sobre un 60% de la población viviendo bajo el nivel de pobreza, Vietnam ha surgido para hacerse un país de ingreso por debajo del promedio desde 2010. (ingreso per capital de 1,130 de dólares para y la tasa de pobreza del 12 % en 2010). Ese logro llegó desde los resultados de la transición desde la economía central-planificada a la economía de mercado, empezado en 1986 con el “Doi Moi” – reformas de renovación, también desde una economía agrícola a una más de orientada a servicio e industria. Esto ayudó a Vietnam para ser uno del grupo de los países encabezando en el desarrollo económico, la eliminación del hambre, y la reducción de la pobreza en el mundo.

 

La actual estrategia del Desarrollo Social- Económico (2011-2020) claramente indica sus concentraciones principales, tal como: estabilizar la macroeconomía, crear una infraestructura de clase mundial, desarrollar una fuerza laboral cualificada, y mejorar la institución basada al mercado. No fue fácil para realizar estas metas es que el país ha sufrido la turbulencia económica durante años (2009-2012), la inflación alta, y la depreciación de la moneda debido a los impactos de la crisis financiera. Además, han habido problemas estructurales como una consecuencia del crecimiento económico rápido. Problemas dan vueltas alrededor de los asuntos de: el crecimiento intensivo de los recursos, la falta de diversificación y la adición de valor en exportaciones, la disminución de la productividad al crecimiento, la reducción de la población joven, y la escasez de trabajadores calificados.

 

A pesar de todos los desafíos antes mencionados, Vietnam es ventajoso y atractivo para las inversiones extranjeras gracias a la estabilidad política, el compromiso continuado para crear condiciones más favorables para las empresas de propiedad extranjera, costos laborales baratos, y la proporción creciente de los consumidores de clase media o afluente en ciudades grandes y provincias.

 

Vietnam es el décimo cuarto más poblado en el mundo, y el tercero en el Sudeste De Asia, asimismo, tiene un mercado amplio de más de 93 millones de población con la población joven abundante y una alta mano de obra alfabetizada de casi 53 millones de personas. Notablemente, casi un 13% de la población total (principalmente concentrado en ciudades grandes como Hanói y Ho Chi Minh) es de clase media y afluente, y es esperado que esté en aumento en los próximos años. Esto ciertamente dirigirá a una tendencia de consumo hacia ser más sana, consciente, y más exigente para la calidad de bienes y servicios.

 

Vietnam es famoso para ser una de las economías más dinámicas El crecimiento económico entre 1991 y 2010 promedió un 7.5% cada año y a pesar de muchas las  dificultades que el país enfrentó entre 2011 y 2013, el creciente del PIB incrementó un 5.6%. El déficit comercial de Vietnam ha regresado al equilibrio para la primera vez después de 20 años, con el superávit casi de 500 millones de dólares en 2012, de 200 millones de dólares en 2013, y de 2 billones de dólares al final de 2014 (Oficina General de Estadística de Vietnam). Notablemente, el sector de la IED ha contribuido en gran medida a estos logros en los últimos años. Se espera que hacer negocios con e invertir en Vietnam se seguirán aumentando bajo el contexto de los Acuerdos de libre comercio que apenas se han finalizado con la UE y Corea Del Sur, el establecimiento de Comunidad Económica de ASEAN en 2015, y la Asociación Transpacífica que se ha estado negociando.

 

Vietnam ha sido una destinación conocida para atraer la inversión extranjera directa en el Sudeste de Asia porque tiene muchas ventajas comparativas (por ejemplo: la mano de obra barata pero cualificada, estabilidad sociopolítica), y el clima de inversión donde inversores extranjeras se disfrutan de algunas preferencias en impuesto, renta de la tierra, capital,…. Las estadísticas (Abril 2014) revelaron que hubo más de 16,300 proyectos de IED que han sumado colectivamente en un total de 238 billones de dólares.

 

Los inversores llegan desde 100 países y territorios, y muchos de ellos son unas de las cooperaciones líderes del mundo tal como: Samsung, Panasonic, LG Electronics, Cooperación de Lotte, etc. El sector de fabricación y procesamiento es clasificado en la parte superior en términos del capital registrado de IED, lo que es seguido por la industria de comercio inmobiliario. Notablemente, Vietnam acabó de anunciar un Plan de Acción para desarrollar cuatro (04) industrias principales: la electrónica, el procesamiento agro-pesquero, la industria del medio ambiente y la conservación de energía. Estas industrias son consideradas como las que están desempeñando un papel principal en atraer inversiones extranjeras en los años siguientes.

 

El Gobierno de Vietnam está siguiendo revitalizando su negocio y clima de inversión por métodos diferentes, unos de ellos son: (i) elaborar infraestructura avanzada e integrada, (ii) desarrollar una mano de obra de calidad, y (iii) mejorar sus instituciones y marco legal que relacionan con el negocio y la inversión.

 

 

 

 

 

Artículo de Orden